El Gobierno de Sánchez intenta esquivar el control del Congreso al estar en funciones pese a exigírselo a Rajoy

El Gobierno de Sánchez intenta esquivar el control del Congreso al estar en funciones pese a exigírselo a Rajoy

30/06/2019 mgalindo 0

Cuando el líder socialista, Pedro Sánchez, estaba en la oposición, defendió a capa y espada que el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy debía someterse sin restricciones al control del Congreso. La pugna desembocó en el primer conflicto de atribuciones entre el Ejecutivo y Parlamento y fue dirimido por el Tribunal Constitucional precisamente a favor de los socialistas. Sin embargo, ahora que es Sánchez quien ocupa la presidencia del país de manera interina desde las elecciones del 28 de abril, los socialistas están eludiendo el control de la Cámara baja.
Así, a pesar de que hace diez días acudió al Consejo Europeo, ningún miembro del Gobierno ha comparecido en la sede de la soberanía popular para informar de lo allí acordado. Una circunstancia que no solo contraviene lo que los socialistas mantenían antes de llegar a La Moncloa, sino también la ley que regula el funcionamiento de la Comisión Mixta para la Unión Europea. «El Gobierno comparecerá ante el pleno del Congreso de los Diputados, con posterioridad a cada Consejo Europeo, ordinario o extraordinario, para informar sobre lo allí decidido y mantener un debate con los grupos parlamentarios», establece en su artículo 4.
Lo habitual, al menos con los gobiernos del PP, era que
el secretario de Estado de la UE compareciera en la Comisión Mixta
de manera previa para explicar el contenido del Consejo Europeo a los grupos y, tras el cónclave, lo hiciera el presidente del Gobierno para explicar los acuerdos alcanzados. Pero ninguna de estas citas ha tenido lugar. La primera porque la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se niega a constituir las comisiones hasta que se celebre el debate de investidura, en contra de lo mantenido por los socialistas cuando Sánchez estaba en la oposición. La segunda porque, a pesar de estar obligado, el Ejecutivo no ha solicitado su comparecencia a petición propia y, según fuentes de La Moncloa «no está dentro de las previsiones hacerlo».
Presidencia argumenta que como continuación del Consejo Europeo del 20 y 21 de junio, ayer y hoy se ha celebrado un Consejo Extraordinario y que al ser hoy 1 de julio considera que el «asunto» ha concluido «fuera del periodo ordinario de sesiones». Sin embargo, la legislación obliga al Gobierno a comparecer después de «cada» Consejo Europeo, sea ordinario -el que terminó durante el periodo ordinario de sesiones- o extraordinario. Y nada impide que durante los meses de julio y agosto en los que el Congreso es inhábil, el Gobierno solicite la convocatoria de un pleno extraordinario para informar sobre los cónclaves europeos, tal y como establece la ley.
El Congreso, a medio gas
A ello se añade la circunstancia de que el 3 de febrero de 2016 -44 días después de las elecciones generales de 2015-, Sánchez exigió a Mariano Rajoy que compareciera en el Congreso antes de acudir al Consejo Europeo de los días 18 y 19 de febrero de 2016. Defendió que al encontrarse «en funciones» debía «consensuar» con la oposición la postura que España defendería en el cónclave. Y alegó también la importancia del mismo ya que los líderes iban a abordar el Brexit, una cuestión que, precisamente, también ha sido objeto de debate en el Consejo Europeo del día 21 de junio.
El expresidente popular no acudió de manera previa al Congreso, pero sí lo hizo el entonces ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo. En aquella sesión participó Batet y fue muy crítica con Rajoy por derivar las explicaciones al ministro y advirtió, que al encontrarse en funciones, el líder popular necesitaba el respaldo del pleno para defender con «legitimidad» la posición de España ante Europa. El debate tuvo lugar en la Comisión Mixta para la UE que, a diferencia de lo que sucede hoy, ya estaba constituida. Al mes y medio de las elecciones de 2015, el anterior presidente socialista del Congreso, Patxi López, tenía todos los órganos parlamentarios en marcha, bajo el argumento de que la Cámara no estaba en funciones y, por tanto, tenía plenas facultades para controlar al gobierno popular.

Vacío de poder
Aunque hoy es 1 de julio y el Congreso entra en periodo inhábil, la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, no ha constituida la Diputación Permanente, el órgano que ejerce las funciones del pleno fuera del periodo de sesiones. Hoy existe, por tanto, un vacío de poder legislativo. La Mesa de la Cámara, reunida a petición de Batet, es la que acuerda la constitución de este órgano, un paso que la política socialista piensa ejecutar mañana. La semana pasada Batet decidió no convocar reunión de la Mesa del Congreso para tratar ese asunto, lo que hubiera evitado el limbo en que se encuentra hoy la Cámara. Habitualmente, la composición de la Diputación Permanente se acuerda con anterioridad al inicio del periodo inhábil para asegurar que el Congreso pueda ejercer en todo momento sus funciones, en caso de necesidad.

Viñales se libera en Assen

Viñales se libera en Assen

30/06/2019 mgalindo 0

Maverick Viñales se libera con una victoria de superioridad y contundencia en el Gran Premio de Países Bajos con la que pone fin a una sequía de triunfos desde Phillip Island 2018 para Yamaha. El de Roses frenó en seco la ambición de Marc Márquez, segundo y más líder, y Fabio Quartararo.

Maverick Viñales y Marc Márquez tuvieron una infancia llena de duelos. Ambos eran muy buenos, talento y posibilidades a raudales. Una pelea que continuaba en MotoGP y que se multiplicaba cuando Viñales fichó por Yamaha. Podrían llegar las peleas de cuerpo a cuerpo porque ambos pilotaban una moto competitiva que alimentaba las ilusiones de ambos. Pero la M1 no acabó de ajustarse a las expectativas del de Roses. Tampoco las carreras propiciaban que se midieran por los grandes triunfos ni por los títulos. Demasiada la Honda y su matrimonio con Márquez para la inestabilidad de la Yamaha. Y dos años después, por fin, los rivales de la infancia protagonizaron un duelo en plena madurez.

Costó llegar a ese momento. Porque con 24 años Viñales y 26, Márquez, ambos tienen un relevo de 20 años sin miedo y con talento llamado Fabio Quartararo. El francés logró su segunda pole y mantuvo a raya a los rivales durante buena parte de la carrera. Pero todavía le queda aprender de los dos que lo adelantaron a falta de doce vueltas: Viñales y Márquez, Márquez y Viñales.

El de Yamaha, después de dos temporadas a la deriva, quiso apelar a lo que le había funcionado siempre: el número 12 en su carenado. Con ese dorsal libró los mejores duelos contra el 93. Y a pesar de un inicio de curso que todavía tenía más incógnitas que respuestas, la infancia se impuso en Assen para recordar aquellas peleas en las Copas de Promoción que compartieron de pequeños.

Tanto el respeto y el conocimiento del rival que hubo pocos adelantamientos entre ambos en las seis vueltas en las que dejaron atrás a los demás. Solo un error de Márquez en la curva 1 propició que Viñales se pusiera por delante. Y no quiso el de Roses tentar a la suerte de las últimas vueltas.

A falta de cinco tomó un poco de distancia y se liberó en los últimos giros para reivindicar que la Yamaha está de vuelta. Por fin en lo más alto del podio desde el Gran Premio de Australia 2018. Alegría en la fábrica japonesa que supliría el error de Valentino Rossi, en el suelo a mitad de carrera con un toque con Nakagami.

En los últimos giros el muro de Honda propuso frenar la ambición de Márquez. Mantiene a raya a sus rivales directos porque la pelea entre Dovizioso y Petrucci los dejó fuera del podio, cuarto y sexto. Y Álex Rins, que lideró el principio de la carrera, se fue al suelo fruto de los nervios de estar por delante.

Jorge Lorenzo reaparece con un corsé para su espalda

Jorge Lorenzo reaparece con un corsé para su espalda

30/06/2019 mgalindo 0

Jorge Lorenzo sufrió una dura caída en la primera sesión libre del Gran Premio de Países Bajos de Moto GP

. El piloto balear no podrá correr este domingo como consecuencia de las lesiones sufridas por el accidente, que le provocó la fractura de dos vértebras dorsales (la 6 y la 8).

Por ello, ahora se encuentra inmerso en un proceso de recuperación en su lugar de residencia, Lugano (Suiza), con el objetivo de poder volver cuanto antes, ya que también se perderá el siguiente Gran Premio, el de Alemania. Así lo ha hecho saber en sus redes sociales: «De vuelta a casa. Tiempo para recuperarme».

Back home. Time to recover. pic.twitter.com/It0C8CwRh2— Jorge Lorenzo (@lorenzo99)

29 de junio de 2019Lo que le espera ahora es descanso y reposo. Pese a que no es la lesión más grave que ha sufrido en su carrera, y no ha sido necesaria una intervención quirúrgica, Lorenzo luce ahora un corsé para estabilizar la zona dorso-lumbar. Los problemas en su espalda se alargarán unas cuantas semanas, pero el piloto de Honda confía en volver más fuerte y terminar de hacerse, por fin, con su nueva moto.

Rossi se aferra a la tradición

Rossi se aferra a la tradición

30/06/2019 mgalindo 0

El Gran Premio de Países Bajos es el más longevo del Mundial. Ha modernizado el asfalto, ha mejorado sus sistemas de seguridad, ha modificado ciertas costumbres, pero sigue defendiendo la historia del motociclismo desde 1949 sin interrupción. El cambio más drástico, sin duda, fue variar el día de carreras, pues hasta 2015 era el único en el que se celebraba en sábado para mantener una vieja tradición: el domingo se debía dejar libre el camino para que los habitantes de las localidades cercanas pudieran ir a la iglesia. Assen es, por tanto, un icono para el Mundial. Y Valentino Rossi quiere conjurarse con su tradición para actualizar su contador de victorias.

El italiano ha triunfado diez veces en el circuito neerlandés; ocho de ellas en la categoría reina. La última fue en 2017. Aquel domingo, 25 de junio, fue también la última vez que se vio al piloto de Yamaha en lo más alto del cajón escuchando el himno en su honor. Y son demasiados grandes premios, 35, sin foto de portada. Por eso, Rossi quiere apelar a la tradición, a la suya propia, a la que dice que gana en los años impares, pues suyos fueron los triunfos de 2013, 2015 y 2017. Quiere redondear con 2019.

Busca motivos en su propia ambición, pues son siete títulos de MotoGP, y aunque esté lejos del octavo en este curso, no necesita rendir cuentas ante nadie, salvo ante sí mismo. Encuentra argumentos en los breves destellos que ofreció con la Yamaha en el Gran Premio de Cataluña, en entrenamientos y en carrera. «Llegamos a Holanda después del buen trabajo de Montmeló, donde obtuvimos datos interesantes. Trabajamos bien y fuimos muy rápidos. Me sentí bien en las dos vueltas -antes de la caída provocada por Jorge Lorenzo-. El test en Cataluña fue positivo y las conclusiones que sacamos pueden ayudarnos a tener un buen fin de semana ahora», confesó siempre optimista.

Decimocuarto tiempo
De hecho, puede estarlo si se observa que, sin importar de qué lugar ocupe en la parrilla, siempre está ahí, cerca, acechando el podio. Fue segundo en Argentina y Austin, y dos quintos y un sexto lo definen como un piloto de domingos, pues ha llegado a salir decimoquinto. Hoy tendrá que ser uno de esos días, pues ayer se tuvo que conformar con el decimocuarto puesto, muy lejos del francés Quartararo.

Solo la mala suerte ha oscurecido un tanto estas últimas semanas, pues se cayó en Mugello cuando lideraba la carrera y fue «atropellado» en Montmeló cuando peleaba por los primeros puestos. Assen pretender ser la resurrección definitiva. Con 40 años.

También se conjura en Assen porque fue en el estrecho circuito de Países Bajos donde frenó su otra gran sequía de resultados. Aquella que comenzó en Malasia 2010 y se alargó hasta 2013, vestido de nuevo de azul Yamaha y después de dos años a la deriva en los que intentó domar una Ducati imposible. Si Rossi cumple con su particular tradición, lo celebraría Yamaha por todo lo alto, porque el apagón del italiano no se debe a que no le queden fuerzas o hambre, sino a la falta de competitividad de la M1. Lo sufre Rossi y también Maverick Viñales. En dos cursos, 2017 y 2018, suman cinco triunfos, el último en Australia 2018. Demasiado poco bagaje para una fábrica que ha celebrado siete títulos mundiales de MotoGP desde 2004. Ese 2004 en el que Rossi comenzó su colección de coronas. ¿Quién ganó en Assen ese año?