La corteza terrestre podría estar resquebrajándose en Portugal

La corteza terrestre podría estar resquebrajándose en Portugal
La corteza terrestre podría estar resquebrajándose en Portugal

Que el 1 de noviembre de 1755 Lisboa sufriese un terremoto de escala 8,5 grados en la escala de Ritcher que se cobró la vida de miles de personas (el dato es inexacto, pero el 90% fueron víctimas lusas, mientras que también lamentaron pérdidas España y Marruecos) pareció más bien una cuestión de (mala) suerte que un verdadero problema natural. Portugal se encuentra a miles de kilómetros de las fallas tectónicas, estas son las grietas formadas por las placas tectónicas que, al rozarse, forman los seísmos de mayor o menor intensidad. La sacudida conmovió al país y lo sumió en la miseria más absoluta sin lograrse una explicación científica razonable. Ahora parece que la situación ha cambiado gracias a una investigación del geólogo Joao Duarte, quien ha determinado el resquebrajamiento de la corteza terrestre.

Según su investigación, el especialista ha concluido que se está conformando una nueva zona de subducción, es decir, que una placa tectónica se está dividiendo en dos diferentes. El investigador comparó en la Asamblea General Europea de Geociencias (donde expuso su teoría) la zona submarina con “la llanura de Kansas cubierta de agua”. Allí explicó que lo habitual es que los terremotos se produzcan por la colisión de varias placas chocando contra otras, pero en el caso de Portugal la desgracia responde a lo contrario: las placas africana y euroasiática se están distanciando ya que la segunda se desplaza hacia América.

El proceso se debería a la presencia de una capa ubicada entre medias de una placa tectónica que estaría absorbiendo agua y estaría sufriendo el proceso llamado como serpentinización, según la cual la capa se reblandece y genera un mineral verde, la serpentina. Esta capa lo que estaría haciendo sería ablandar la estructura de la capa y estaría separándolas, pudiendo llegar a desembocar en fracturas profundas. El proceso estaría teniendo lugar 200 kilómetros al fondo del Golfo de San Vicente, tal y como cuenta Abc.

NO TE LO PIERDAS ->  Theresa May presentará su dimisión mañana, según "The Times"

Sin embargo, Joao Duarte no quiso llamar a la alarma y tranquilizó a los asistentes: haber localizado este suceso natural ayuda a monitorear la falla y colocar navíos o sismógrafos para prevenir los terremotos. “La verdad es que sabíamos, por lo ocurrido previamente, que había una probabilidad de que ocurrieran en el futuro, porque es una actitud cíclica de la Tierra” -y continuó- “Al conocer mejor los procesos que generan sismos la ciencia da también mejores mecanismos para prevenir”, informa BBC Mundo.

Regístrate para recibir noticias como ésta en tu email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*