La estafa del sicario: «Asesino colombiano. No se ensucie la manos. Yo lo hago por usted»

La estafa del sicario: «Asesino colombiano. No se ensucie la manos. Yo lo hago por usted»
La estafa del sicario: «Asesino colombiano. No se ensucie la manos. Yo lo hago por usted»

«Asesinos a sueldo colombianos. Si alguien le atormenta, déjelo en nuestras manos. Operando en toda Sudamértica, Argentina, México y España. Absoluta reserva y eficacia total. No se ensucie las manos, nosotros lo hacemos por usted. Limpieza social y ajustes de cuentas, palizas por encargo».

Este es uno de los muchos mensajes que existen en internet de gente que se vende como matones a sueldo. Tan solo hace falta teclear en Google «busco sicario» para que aparezcan 216.000 resultados en 0,32 segundos. Son foros abiertos, webs de venta de segunda mano e incluso páginas de Facebook exclusivas sobre el tema: «Puedo encargarme de tu ex, de ese policía molesto, de quien hace bullying a tu hijo, de ese acosador, de quien no te quiere pagar tu dinero, de tu jefe de tu compañero de trabajo, de quien se interpone entre tú y tu herencia, de quien se interpone entre tu y el amor de tu vida»…

Y tampoco falta la demanda: ¿Podrían ayudarme a que una vieja se quede sin un puto peso? Escribirme ustedes, que son los magos negros (sic)». Y todo ello, acompañado de correos electrónicos y números de teléfono, tanto de los clientes como de los supuestos criminales.

Pero la Policía advierte: «Todos esos que se anuncian son en realidad estafadores. Quien realmente quiere contratar a un sicario no lo encuentra en las redes sociales, sino entre conocidos o por el boca oreja», explica un veterano inspector del Cuerpo. «Lo que hacen es que quedan contigo, te dan un precio, que puede ser de hasta 5.000 o 6.000 euros, y te piden que les des un adelanto de 2.500 o 3.000, y, cuando tienen el dinero, no vuelves a saber de ellos».

Efectivamente, es un tipo de fraude que, además, no se investiga. Principalmente, por dos razones: por un lado, porque, como es lógico, los potenciales clientes no van a denunciar que les han timado a la hora de contratar a un pistolero; y porque la Policía se centra en perseguir a los verdaderos, que los hay.

NO TE LO PIERDAS ->  La Memoria Histórica de Sánchez, suspenso en transparencia

«La clave -añade otro inspector a ABC- es que se les paga una parte por adelantado. Un sicario real no cobra tan poco, sino que tiene un precio mínimo de unos 30.000 euros. Además, los timadores exigen que ese adelanto se realice, si no es en mano en una reunión previa, por transferencia bancaria o por empresas del tipo Western Union». Algo surrealista en una verdadera oficina de cobros.

Existe, por cierto, un perfil de las personas que buscan sicarios por internet: «La mayor parte son por cuestión de infidelidades. Luego, por deudas», explica una de nuestras fuentes. En Madrid se ve en algunos atestados por violencia de género. Cuando algunos denunciados son detenidos y les toman declaración en comisaría afirman: «Mi mujer cree que estoy con otra. Hasta ha buscado a un sicario para matarme, pero le ha estafado». Hay quienes incluso aportan el extracto bancario del pago al falso matón; otros solo lo dicen de palabra.

Casos reales

Los verdaderos sicarios se mueven en el mundo del narcotráfico y trabajan para los cárteles. Bien en el lugar de origen, normalmente Colombia, o en las sucursales que tienen en Madrid. Porque España es puerto de entrada de la mayoría de la cocaína que se mueve por Europa. Y de los clanes de narcos, que ajustan sus cuentas por deudas y «vuelcos» (robo de alijos).

«En esos casos, se hace un seguimiento de la víctima por parte de la organización. Una vez que se tienen controlados sus movimientos, rutinas y medidas de autoprotección, traen desde Colombia a los sicarios, con billetes de avión de ida y vuelta. Llegan, dan el ‘taponazo’ y se regresan a su país. Utilizan pistolas del calibre 9 parabellum (con 14 balas) o revólveres del 38 (seis), porque son los más comunes, de los que hay más munición en el mercado y que no dejan casquillos. Los sicarios de verdad funcionan con esa infraestructura», explica uno de los inspectores consultados.

Regístrate para recibir noticias como ésta en tu email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*