Restos de agua y moléculas orgánicas en el asteroide más lejano

Restos de agua y moléculas orgánicas en el asteroide más lejano
Restos de agua y moléculas orgánicas en el asteroide más lejano

La agencia espacial estadounidense NASA ha encontrado evidencias de una mezcla única de metanol, hielo de agua y moléculas orgánicas en la superficie de Ultima Thule, el asteróide más distante explorado hasta ahora por instrumentos humanos, informaron los medios.

Ultima Thule, conocido también como 2014 MU69, se encuentra a 6.400 millones de kilómetros de la Tierra, y los científicos han estado muy interesados en él desde que descubrieron que tiene la apariencia de un muñeco de nieve.

El asteroide tiene dos segmentos planos distintos y se cree que es un reliquia antigua formada, probablemente, hace miles de millones de años, informa Efe.

La NASA ha dado a conocer el primer conjunto de datos recogidos durante una primera aproximación de la cápsula New Horizons, en el día de Año Nuevo, al objeto ubicado en el Cinturon de Kuiper, una región exterior del Sistema Solar en la cual abundan los cuerpos rocosos helados.

Los objetos en esa región incluyen núcleos de cometas, planetesimales (las formaciones precursoras de los planetas) y asteroides con dimensiones que van de los 100 a los 1.100 kilómetros de diámetro.

El cinturón, con forma de disco, se extiende más allá de la órbita de Neptuno y su nombre honra al astrónomo estadounidense Gerard Kuiper.

La información proporcionada por la sonda espacial New Horizons devela mucho acerca de la composición de Ultima Thule, y los investigadores estudian una variedad de características en la superficie del objeto, como partes brillantes y manchas, colinas, valles y cráteres.

Hasta ahora, los científicos han aprendido que Ultima Thule no es simplemente otro objeto más en el espacio y que, en cambio, su composición, desarrollo y geología son más complejas que lo esperado, indicó la NASA.

NO TE LO PIERDAS ->  Un satélite español en busca de exoplanetas

La mezcla de metanol, hielo de agua y moléculas orgánicas hallada en la superficie de Ultima Thule «es muy diferente de la mayoría de objetos helados explorados anteriormente por cápsulas espaciales», añadió.

«Tenemos ante nosotros los remanentes bien preservados de un pasado muy antiguo», señaló en un comunicado Alan Stern, el investigador principal del programa New Horizon.

«No cabe duda de que los descubrimientos hechos acerca de Ultima Thule harán avanzar las teorías sobre la formación del sistema solar», agregó.

La cápsula New Horizons, con un valor de 720 millones de dólares, viaja a unos 53.000 kilómetros por hora y seguirá enviando datos de su última aproximación a Ultima Thule hasta fines del verano (hemisferio norte) de 2020. EFE

Regístrate para recibir noticias como ésta en tu email

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*