Resuelto el misterio de la galaxia sin materia oscura

Resuelto el misterio de la galaxia sin materia oscura

05/06/2019 mgalindo 0

Las galaxias sin materia oscura son imposibles de entender en la teoría actual de formación de galaxias, ya que su papel es fundamental para producir el colapso de gas que forma las estrellas. En 2018, un estudio publicado en la revista Nature anunció el descubrimiento de una galaxia que carecía de materia oscura, lo que tuvo un impacto extraordinario, ocupando las primeras planas de las revistas científicas.Ahora, según un artículo publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS), un grupo de investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha resuelto este misterio a través de una observación exhaustiva de [KKS2000]04 (NGC1052-DF2), también conocida como la ‘galaxia sin materia oscura’.En este trabajo, los investigadores, desconcertados por el hecho de que todas las propiedades dependientes de la distancia de la galaxia eran anómalas, han revisado los indicadores de distancia disponibles. Utilizando cinco métodos independientes para estimar la distancia del objeto han encontrado que coincidían en una cosa: la galaxia se encuentra mucho más cerca de lo que se contemplaba en la investigación original.El artículo publicado en Nature afirmaba que la galaxia se encontraba a una distancia de alrededor de 64 millones de años luz de la Tierra. Sin embargo, esta nueva investigación ha revelado que la distancia real es mucho menor: 42 millones de años luz.Gracias a estos nuevos datos, todas las propiedades de la galaxia derivados de su distancia han vuelto a ser normales y encajan dentro de las tendencias observadas trazadas por galaxias de características similares.Menos masa y estrellas, pero con materia oscuraEl dato más relevante que ha sacado a la luz este análisis ha sido que el número de estrellas que posee esta galaxia es alrededor de la cuarta parte del que originalmente se había estimado, mientras que la masa total de la galaxia es alrededor de la mitad de aquel previamente estimado. Esta diferencia se interpreta por la presencia de materia oscura, cambiando las conclusiones anteriores.Los resultados de este trabajo muestran la importancia fundamental de tener distancias precisas a los objetos extragalácticos. Durante mucho tiempo, esta ha sido (y sigue siendo) una de las tareas más difíciles de la astrofísica: cómo medir la distancia a objetos que no podemos tocar.

Una supernova puso al hombre «en pie»

Una supernova puso al hombre «en pie»

28/05/2019 mgalindo 0

Un artículo publicado este jueves en el ‘Journal of Geology’ afirma que supernovas bombardearon la Tierra con energía cósmica hace unos 8 millones de años (con un pico hace 2,6 millones de años), iniciando una avalancha de electrones en la atmósfera inferior y activando así una cadena de eventos que posiblemente concluyó con el ‘nacimiento’ del ‘Homo habilis’, el primer ser humano bípedo. Los autores del trabajo creen que la ionización atmosférica probablemente provocó un enorme aumento de las descargas de nubes a tierra que provocaron incendios forestales en todo el planeta. Estos infiernos podrían ser una de las razones por las que los antepasados del ‘Homo sapiens’ desarrollaron el bipedismo: adaptarse a las sabanas que reemplazaron los bosques incendiados en el noreste de África, informa Europa Press. «Se piensa que ya existía cierta tendencia a que los homínidos caminasen con dos piernas, incluso antes de este evento», indica el autor principal del estudio, Adrian Melott, profesor emérito de física y astronomía en la Universidad de Kansas. «Pero se adaptaron principalmente para trepar en los árboles. Después de esta conversión a sabana, tendrían que caminar mucho más a menudo de un árbol a otro a través de los pastizales, por lo que se vuelven mejores para caminar erguidos. Podían ver por encima de la hierba y observar a los depredadores. Se cree que esta conversión a sabana contribuyó al bipedalismo a medida que se hizo más y más dominante en los ancestros humanos», explica. El análisis, basado en una capa «reveladora» de depósitos de hierro-60 que recubren los fondos marinos, hace que los astrónomos confíen plenamente en que las supernovas estallaron en el vecindario cósmico inmediato de la Tierra: a unos 163 años luz de distancia, durante la transición del Plioceno a la Edad de Hielo. «Calculamos la ionización de la atmósfera a partir de rayos cósmicos que provendrían de una supernova tan lejos como lo indican los depósitos de hierro-60 –describe Melott–. Parece que este fue el más cercano en una serie mucho más larga. Sostenemos que aumentaría la ionización de la atmósfera inferior en 50 veces. Por lo general, no se obtiene la ionización de la atmósfera inferior porque los rayos cósmicos no penetran tan lejos, pero los más enérgicos de las supernovas llegan a la superficie, por lo que se eliminarán muchos electrones de la atmósfera». Según Melott y el coautor Brian Thomas de la Universidad de Washburn, la ionización en la atmósfera inferior significaba que una gran cantidad de electrones formaría más vías para los rayos. «La milla de fondo de la atmósfera se ve afectada de una manera que normalmente nunca lo hace –explica Melott–. Cuando los rayos cósmicos de alta energía golpean los átomos y las moléculas en la atmósfera, eliminan los electrones, por lo que estos electrones están sueltos en lugar de estar unidos a los átomos. Generalmente, en el proceso del rayo, hay una acumulación de voltaje entre las nubes o las nubes y el suelo, pero la corriente no puede fluir porque no hay suficientes electrones para transportarla». En este sentido, el investigador asegura que, por lo tanto, «tiene que acumular alto voltaje antes de que los electrones comiencen a moverse. Una vez que se están moviendo, los electrones sacan más electrones de más átomos y se convierten en un rayo. Pero con esta ionización, ese proceso puede iniciarse mucho más fácilmente, por lo que habría muchos más rayos». El investigador afirma que la probabilidad de que este pico de relámpago haya provocado un aumento mundial en los incendios forestales se debe al descubrimiento de depósitos de carbono en los suelos que se corresponden con el momento del bombardeo de rayos cósmicos. «La observación es que hay mucho más carbón y hollín en el mundo a partir de hace unos millones de años –asegura Melott–. Está en todas partes, y nadie tiene ninguna explicación de por qué habría ocurrido en todo el mundo en diferentes zonas climáticas. Esto podría ser una explicación. Se cree que ese aumento de incendios ha estimulado la transición de bosques a sabanas en un muchos lugares; donde había bosques, ahora tienes en su mayoría pastizales abiertos con cosas arbustivas aquí y allá. Se piensa que está relacionado con la evolución humana en el noreste de África. Específicamente, en el Gran Valle del Rift, donde se obtienen todos estos fósiles de homininos». En cualquier caso, Melott sostiene que no es probable que ocurra tal evento en un futuro cercano. La estrella más cercana capaz de explotar en una supernova en el próximo millón de años es ‘Betelgeuse’, a unos 652 años luz de la Tierra. «Betelgeuse está demasiado lejos para tener efectos tan fuertes como estos», tranquiliza Melott, que traslada su preocupación a «los eventos de protones solares». «Ese es el peligro para nosotros con nuestra tecnología: una llamarada solar que derribe la energía eléctrica. Imagínese meses sin electricidad», advierte. EP

Un impactador oscuro causa estragos en un confín de nuestra galaxia

Un impactador oscuro causa estragos en un confín de nuestra galaxia

17/05/2019 mgalindo 0

Evidencia dinámica de un denso ‘impactador oscuro’ ha sido identificada a partir de una serie de agujeros en la corriente estelar más larga de nuestra galaxia, GD-1. «Es una bala densa de algo», dijo Ana Bonaca, investigadora del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, que presentó su hallazgo en la conferencia de la American Physical Society en Denver.Las corrientes estelares son líneas de estrellas que se mueven juntas a través de las galaxias, a menudo originadas en pequeñas manchas de estrellas que colisionaron con la galaxia en cuestión. Las estrellas en GD-1, remanentes de un «cúmulo globular» que se hundió en la Vía Láctea hace mucho tiempo, se extienden en una larga línea a través de nuestro cielo.En condiciones normales, la corriente debe ser más o menos una sola línea, extendida por la gravedad de nuestra galaxia, dijo Bonaca en su presentación. Los astrónomos esperaban una única brecha en la corriente, en el punto donde estaba el cúmulo globular original antes de que sus estrellas se alejaran en dos direcciones. Pero Bonaca demostró que GD-1 tiene una segunda brecha. Y esa brecha tiene un borde irregular, una región que Bonaca llamó el «espolón» de GD-1, como si algo enorme se hubiera lanzado a través de la corriente no hace mucho, arrastrando estrellas a su estela con su enorme gravedad. GD-1, al parecer, fue alcanzado con esa bala invisible.»No podemos compararlo con ningún objeto luminoso que hayamos observado», dijo Bonaca a Live Science.» Es mucho más masivo que una estrella … Algo así como un millón de veces la masa del sol. Así que simplemente no hay estrellas de esa masa. Podemos descartar eso. Y si fuera un agujero negro, sería un agujero negro supermasivo del tipo que encontramos en el centro de nuestra propia galaxia «.No es imposible que haya un segundo agujero negro supermasivo en nuestra galaxia, dijo Bonaca. Pero esperaríamos ver algún signo de ello, como llamaradas o radiación de su disco de acreción. Y la mayoría de las galaxias grandes parecen tener un solo agujero negro supermasivo en su centro.