La Fiscalía italiana deja sin efecto el plan de rescate del Open Arms ordenado por Pedro Sánchez

La Fiscalía italiana deja sin efecto el plan de rescate del Open Arms ordenado por Pedro Sánchez

20/08/2019 mgalindo 0

Con la crisis sin resolver, con las relaciones muy dañadas con Italia y con un enfrentamiento creciente con el Open Arms el Gobierno trató ayer de dar carpetazo a esta cuestión con un golpe encima de la mesa que, no obstante, pone de manifiesto lo que no había querido hacer hasta ahora y la claudicación frente a la inquebrantable decisión del vicepresidente italiano, Matteo Salvini, de no permitir el desembarco del buque en el puerto de Lampedusa. Pero el nuevo movimiento de Pedro Sánchez se encontró con un imprevisto que convertía su decisión en innecesaria.
El buque «Audaz» de la Armada Española partió ayer desde Rota para «recoger» a los inmigrantes del Open Arms. Pero cuando había transcurrido menos de una hora desde su salida desde el puerto y surcaba ya el Mediterráneo saltó la noticia de que la Fiscalía de Agriento tomaba la decisión de incautar el Open Arms y proceder al desembarco de todos los inmigrantes a bordo en el puerto de la isla de Lampedusa, que se produjo ayer alrededor de las 23.50 de la noche.
La decisión fue adoptada al final de una reunión que tuvo lugar en el puerto de Lampedusa entre el fiscal Patronagio con las autoridades civiles y militares, tras la inspección del barco realizada por el magistrado acompañado con un equipo de médicos.
La iniciativa del Gobierno de España se considera ahora en Italia inútil, porque los inmigrantes una vez que estén en el centro de acogida en Lampedusa, pueden ser transferidos a otros países, según el compromiso que habían adquirido 6 países para repartirlos: España, Alemania, Francia, Rumania, Luxemburgo y Portugal.
Tras conocer la noticia de la decisión de la Fiscalía, desde el Open Arms se celebró la decisión. Su fundador, Óscar Camps, daba por hecho que ayer se iba a producir el desembarco y que la incautación «temporal» del buque era un costo que asumía para lograr su objetivo de desembarcar a las personas a bordo en suelo italiano. El secuestro del barco es preventivo.
Además de incautar el barco, la fiscalía había abierto hace días una investigación por el presunto delito de secuestro de personas, tras la denunciada presentadas por la ONG Open Arms al Tribunal administrativo regional del Lazio. Los magistrados de Agrigento han abierto otra investigación contra desconocidos por «omisión y rechazo del deber en el ejercicio del poder».
Obviamente, en el punto de mira de esta investigación está el ministro del Interior, Matteo Salvini. El líder de la Liga ya estuvo a punto de ser procesado en un caso similar, cuando los magistrados lo acusaron de secuestro de personas agravado por no permitir el desembarco de 137 inmigrantes, entre ellas varios menores, en el caso de la nave Diciotti.
Salvini eludió el proceso porque lo salvó el Senado, que votó a su favor en marzo 2019 para que se beneficiara de inmunidad parlamentaria. Sería ahora muy difícil que ese voto de apoyo a Matteo Salvini se repitiera. Podría ser procesado. A este respecto, el ministro Salvini, hablando en directo en Facebook, comentó: «Si alguien piensa en meterme miedo por la enésima denuncia y petición de proceso, se equivoca. Sería una burla que mientras hemos convencido a España para mandar una nave a recoger los inmigrantes, alguno en Italia está trabajando para hacerlos desembarcar ahora mismo y procesar al ministro del Interior». Como se ve la argumentación de Salvini encuentra sustento en las decisiones de Pedro Sánchez.
El Gobierno no volvió a transmitir ningún mensaje tras la decisión de la Fiscalía, que de facto anulaba la operación de rescate anunciada por la mañana. Un anuncio que, en cualquier caso, supone establecer un precedente para futuros casos. Algo que no es una cuestión menor ya que lo que esta crisis ha revelado es que no existe un mecanismo de respuesta en Europa para solucionar este tipo de crisis.
Decisión sobre el Open Arms
El objetivo del Gobierno español era transferir a los inmigrantes al navío militar español para llevarlos al puerto de Palma. Además, según anunció el Gobierno en un comunicado, la función del «Audaz» sería proceder al «acompañamiento» de la embarcación de la ONG Proactiva Open Arms.
Este asunto resultaba crucial para el futuro del buque de la organización que dirige Óscar Camps, ya que esta crisis ha servido para que el Gobierno insista en que este tipo de rescates tienen que correr a cuenta de los Estados y que este buque tenía licencia para «llevar víveres y ayuda humanitaria» pero que esa habilitación, que otorga el Ministerio de Fomento, no es «para rescatar personas, porque la situación que se puede crear es ésta», criticaba el lunes la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo.
El Gobierno intentó cortar ayer de raíz este asunto para cumplir el deseo del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para «resolver esta misma semana esta emergencia humanitaria». La política migratoria comenzó siendo uno de los puntos fuertes con los que Sánchez arrancó su mandato hace poco más de un año, pero ahora se ha convertido en un tema incómodo en el que el Gobierno intenta abanderar en Europa. Pero por el camino se ha granjeado las críticas de sus potenciales aliados, que han criticado lo que, según ellos, ha constituido una falta de celo. El choque frontal con la ONG puede resultar un elemento muy impopular de cara a los electores oscilantes entre los potenciales electores entre Unidas Podemos y el PSOE en un momento en el que las elecciones vuelven a estar en el horizonte.

Gran Canaria afronta la peor catástrofe ambiental de su historia

Gran Canaria afronta la peor catástrofe ambiental de su historia

19/08/2019 mgalindo 0

La voz de decenas de vecinos de Gran Canaria se unía ayer en el centro de emergencias del municipio de San Mateo donde habían pasado la noche a la de los ecologistas. Hacen falta más medios de «limpieza» del monte en el archipiélago volcánico, asolado cada verano por grandes incendios forestales. Es el grito de impotencia que lanzaron tras verse evacuados dos veces de sus casas en los últimos ocho días, con llamas de hasta 50 metros de altura que amenazan todas sus pertenencias. Y vidas.

Federico Grillo, jefe técnico de Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, respondía contundente: «Si se invirtiese todo el presupuesto de la institución insular en limpiar la isla, solo se alcanzaría el 30% del territorio». Una parte importante no se podría despejar por pura inaccesibilidad. Serían necesarias, calculó Grillo, 25.000 nuevas contrataciones de personal, dotadas con un ejército de vehículos, 7.000 Land Rover, 15.000 motosierras y 300 ingenieros. «Una barbaridad», zanjó. Grillo declaró ayer «fuera de capacidad de extinción» el incendio más voraz de este verano, que comenzó el pasado sábado al norte de la isla, en la localidad de Valleseco.
El avance de este fuego ha sido imparable en las últimas 48 horas. Y los próximos dos días son cruciales. Ya ha devorado 10.000 hectáreas, dictan los datos aportados a última hora de este lunes por el Cabildo de Gran Canaria. Por el momento, las llamas afectan a un perímetro de 75 kilómetros y han arrasado por el flanco derecho cientos de hectáreas del Parque Natural de Tamadaba, un espacio declarado Reserva de la Biosfera. Este espacio de valor ecológico singular contiene 150 especies endémicas y un pinar que tardará 20 años en recomponerse, según el catedrático de Biología Vegetal en la Universidad tinerfeña de La Laguna, Wilfredo Wildpret de la Torre. Por su parte, Juli Caujapé, director del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo asociado al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), catalogó como una «catástrofe ambiental sin precedentes» la pérdida de sesenta especies vegetales terrestres que son exclusivas de Gran Canaria, como la magarza plateada de Artenara o la col de risco de Tamadaba. Caujapé confió en «esperar a que el banco de semillas que hay en el suelo, que es activo, se regenere de forma natural».
Más pesimista es Buenaventura Machado, jefe del Servicio Forestal del Cabildo de Tenerife, para quien la dimensión de la catástrofe la da el hecho de que «hay sitios a los que aún no se ha podido acceder». «El perímetro es muy extenso y se va trabajando para ir acorralando las llamas», afirmó. «Es una extensión como de 6.000 campos de fútbol y hay que valorar los daños, pero no hay incidencias personales y es lo que hay que evitar a toda costa».
En estos momentos preocupa especialmente que el fuego llegue a otra área protegida, el Parque de Inagua, que está próximo y que de momento no se ha visto afectado por las llamas.
Durante la madrugada del lunes, se pudo dominar el flanco izquierdo del incendio, en la zona de cola, que se extendía desde los municipios de Lanzarote hasta Tejeda, al mismo tiempo que se descontrolaba a gran velocidad el flanco derecho, el que camina hacia el noroeste de la isla. Este foco, situado en la cabeza del incendio, fue el que recabó más medios del puesto de mando, adonde acudió ayer el ministro de Agricultura, Luis Planas. Fue la única representación del Gobierno en esta tragedia a la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dedicado un tuit, el pasado domingo, en el que afirmó seguir «consternado» la evolución de este nuevo incendio en Canarias.
Medios técnicos y humanos
Tras compartir impresiones con técnicos y expertos y recorrer parte del terreno quemado, Planas, que ofreció una rueda de prensa junto al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, explicitó que se ha desplegado en la isla una de las mayores movilizaciones antiincendios en España y el mayor dispositivo técnico y humano en la historia de Canarias. Casi un millar de personas, cuatro hidroaviones del Estado, del 43 Grupo del Ejército del Aire, siguen combatiendo las llamas sin descanso y a ellos se unirá, anunció el ministro, un avión de coordinación especializado y un dron nocturno para el seguimiento del incendio.
Además, otros doce helicópteros participan desde el sábado en las tareas de coordinación aérea y extinción. Cargan sus 6.000 litros de agua en la bahía portuaria de Las Palmas de Gran Canaria, en cuyo litoral se congregan estos días numerosas personas atraídas por las maniobras de las naves militares.
Al margen de la anécdota, la virulencia del fuego no da tregua. A última hora de ayer, se reactivó en el barranco de Tejeda. Los últimos evacuados fueron los vecinos de Ayacata. El viento sigue siendo el peor enemigo en la isla. Y es que a la falta de prevención y las condiciones orográficas que han propiciado la rápida combustión del monte, expertos como el ingeniero técnico forestal, Javier Blanco, agregan el cóctel meteorológico (temperaturas de 30-35 grados, baja humedad y fuertes rachas de vientos alíseos) que ha acabado por ser el detonante del desastre. «Ahora mismo estornudas y el monte prende», afirmó Blanco a Efe. Estas condiciones mejorarán en las próximas horas. Hoy se espera que bajen 5ºC las temperaturas y mañana las zonas afectadas por el incendio se enfriarán 10º respecto a los altísimos registros del pasado fin de semana.