Zarco, otro «rival» para Lorenzo

Zarco, otro «rival» para Lorenzo

18/10/2019 mgalindo 0

Mientras Marc Márquez disfrutará del Gran Premio de Japón con la única motivación de no caerse después de haber ganado su sexto título de MotoGP -como le pasó en 2014, 2016 y 2018-, para Jorge Lorenzo será otra prueba de fuego, de las últimas oportunidades que tiene en este año para encontrar una luz. Para confirmar que sí podrá amaestrar la Honda. Para demostrar que su pasión y su ambición siguen intactas para acometer el reto de sumar una alegría para HRC, el equipo que lo fichó rescatándolo del limbo tras su salida de Ducati.

Se marchó de la marca italiana con tres victorias en su segundo año vestido de rojo. En su primer curso de naranja no ha conseguido demostrar todo el potencial de quien ha sido campeón del mundo en tres ocasiones (2010, 2012 y 2015). Un undécimo puesto como mejor resultado, en Le Mans, simboliza las dificultades que tiene con la Honda, a la que no consigue domar. Las lesiones, con un grave accidente en el que se fracturó dos vértebras, remataron sus posibilidades. «No hay claros progresos y no lo digo yo, son los resultados, es la realidad. No me siento a gusto encima de la moto. A Japón llego un poquito mejor de la columna que en Tailandia. Y es un circuito que siempre me ha ido bien y en donde el asfalto y la ausencia de baches siempre ha ido bien a mi estilo de pilotaje», se expresaba en Motegi, donde le esperaba otro motivo del que ocuparse: el fichaje de Johann Zarco por LCR, el equipo satélite de Honda, para sustituir al lesionado Takaaki Nakagami.

Zarco era otro piloto que perdió motivación por las motos en el momento en el que le fue imposible avanzar con la KTM. El campeón de Moto2 en 2015 y 2016, no encontró las mejores herramientas para lucirse en la categoría grande más allá de sorprender con su rapidez en su año del debut y uno más. Y ante la perspectiva de otro curso en blanco, el francés decidió apartarse del Mundial. Hasta ahora.

Solo temporal
LCR confirmó ayer su fichaje para las tres próximas carreras: Australia, Malasia y Valencia. Una nueva oportunidad de vivir lo que le gusta un poco más. Y aunque el francés confirma que esta vuelta al Mundial de la mano de Honda es absolutamente temporal -«Me dijeron que no me hiciera ilusiones»- y no supone ningún acercamiento a una posible sustitución por Jorge Lorenzo, crea un nuevo desafío para el balear, a quien le sale otro «rival» rápido en casa cuando ya la situación se antoja delicada. No obstante, el balear aplaudió la decisión de Honda de darle la moto al francés: «Es un movimiento lógico del equipo. No me mete más presión. Tanto Nakagami como Crutchlow han pilotado más rápido que yo este año en casi todas las carreras».

Lorenzo, que tratará de probar nuevas piezas y estrategias para mejorar su rendimiento, observó la situación de Zarco y afirmó que podría hacerlo bien encima de la Honda: «Pilotará una moto diferente -de 2018-, una que, en teoría es peor, pero que podría ser más fácil de llevar. Además, Johann tendrá ganas después de estar unos cuantos grandes premios sin pilotar. Lo cogerá con más ganas. Ya ha demostrado que es capaz de luchar por ‘poles’ y victorias. Es muy rápido y si se encuentra bien con la moto estoy seguro de que lo hará bien».

Coches quemados, cócteles molotov y uso de ácido contra la policía en otra noche de disturbios en Barcelona

Coches quemados, cócteles molotov y uso de ácido contra la policía en otra noche de disturbios en Barcelona

16/10/2019 mgalindo 0

La manifestación convocada este miércoles por la tarde en Barcelona, convocada por los autodenominados Comités de Defensa de la República, para protestar por las actuaciones policiales de los últimos días acabó con una tremenda batalla campal en el centro de la ciudad, mucho más grave que la de anoche, en la que además de hogueras, se quemaron una decena de coches y los radicales llegaron a lanzar cócteles molotov contra los policías, pirotecnia contra el helicóptero policial y objetos con ácido contra las fuerzas policiales.
En la manifestación, convocada originariamente en Gran Via con Marina, se concentraron unas 22.000 personas, en un primer momento con un carácter pacífico pero con cánticos continuados contra la policía. Después, muchas de estas se dirigieron luego a la Consejería de Interior, donde se han iniciado los graves altercados.
Poco antes de las 21.00 horas, los Mossos d’Esquadra cargaron contra manifestantes independentistas que habían roto un cordón de seguridad frente a la Consejería de Interior en Barcelona y estaban lanzando objetos, como latas, botellas y otros objetos, contra los agentes de la policía autonómica, mientras pedían la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch.
Poco después, varias furgonetas de la Policía Nacional acudieron al lugar (el cruce de paseo de San Juan con la calle Diputación) para reforzar la seguridad y ayudar a los Mossos. Varias decenas de agentes de la Policía Nacional salieron de las furgonetas y dispersaron con contundencia a los radicales.
Barricadas todavía más preparadas
Con la dispersión, sin embargo, los activistas empezaron como la noche anterior, a organizar barricadas y hogueras, pero aparentemente más preparadas. Entre ellas, una importante hoguera en la calle Roger de Flor, que afectó como mínimo a ocho vehículos que estaban estacionados en la zona, que quedaron literalmente calcinados. Los Mossos daron cuenta también del uso de objetos y piedras impregnadas con ácido contra los agentes.
Los altercados subieron de intensidad en una de las noches de más violencia callejera de los últimos tiempos en Barcelona. Manifestantes lanzaron cócteles molotov contra los policías y pirotecnia contra el helicóptero policial durante los disturbios que se están produciendo esta noche en el centro de Barcelona, según han informado los Mossos d’Esquadra.
Decenas de hogueras volvieron a arder por el centro de la ciudad, en el caso de ayer, sobre todo en el perímetro aproximado entre la plaza de Tetuan y la Monumental y entre Rosellón y Gran Via. Fue un tira y afloja entre manifestantes y agentes: en varios momentos se veía a radicales «ganando» terreno a los agentes de Mossos y CNP y después cómo se reagrupaban y prendían contenedores a una velocidad pasmosas. “Hemos ganado”, gritaban los encapuchados tras estos instantes.
Mossos d’Esquadra y Policía Nacional trabajaron con máxima sintonía entre ellos ante momentos complicados y cargados de tensión, cubriéndose las espaldas y con total coordinación, como ya ocurrió las anteriores noches de disturbios.
Se vio a policías acorralados en momentos puntuales por los violentos, lanzamientos de piedras, baldosas y canicas con tirachinas contra agentes y periodistas, piezas de andamios reaprovechadas para hacer barricadas, corredizas de encapuchados, furgones policiales yendo para arriba y para abajo… Sin duda, la peor de las caras posibles para una ciudad como Barcelona.

Información elaborada por Pablo Muñoz, Enrique Delgado, Jesús Hierro, Miquel Vera, Daniel Tercero, David Morán y Anna Cabeza